Whatsapp
09/22/2019
Home / Notas  / Hogar  / Cultivá tus propios champignones orgánicos

Cultivá tus propios champignones orgánicos

Los hongos son organismos que se diferencian de las plantas por no tener ni raíz, ni hojas ni tallo. No un reino aparte del vegetal y el animal. Están formados por filamentos de células que

Los hongos son organismos que se diferencian de las plantas por no tener ni raíz, ni hojas ni tallo. No un reino aparte del vegetal y el animal. Están formados por filamentos de células que se reúnen en fascículos.

Tampoco tienen clorofila, por lo tanto se alimentan de la materia orgánica del exterior. Además, no necesariamente requieren luz para crecer. El champignón es un tipo de hongo comestible. La parte del champignón que más se incorpora en las comidas es el cuerpo, formado por el pie y el sombrero, mientras la otra parte (micelio) permanece en el sustrato.

El champignón es, en este sentido, el “fruto” de un hongo que en estado natural no es visible a primera instancia. Cultivarlos en el hogar es más simple de lo que parece y, al ser uno de los alimentos que puedes comer una vez y volver a crecer siempre, su producción puede continuar hasta que no disponga más de nutrientes del sustrato. En esta nota aprenderás paso a paso cómo hacerlo.

Materiales necesarios
– Una caja de poliestireno expandido (telgopor) que, por el tipo de material, ayudará a contener la materia y la temperatura adecuada. Además, no se pudre, enmohece ni descompone.
– Paja
– Compost (puedes hacer compost casero)
– Agua
– Mantillo para cubrirlo
– Micelio en grano (en este caso, de la variedad Agaricus Bisporus, nombre del champiñón de París)
– Tapa para cubrir la caja

Procedimiento
– Mezcla la paja junto con el compost. Humedece un poco mientras lo haces. Nota: es recomendable hervir la paja antes de utilizarla para evitar que germine o bien pueda estar contaminada con otros hongos que vivan en ella. También puedes añadir a la mezcla un poco de café, ya que algunos sostienen que podría nutrir y favorecer el crecimiento y desarrollo de los champignones.

– Coloca la mezcla en la caja. Cuanto más sustrato se coloque, más nutrientes tendrán los champignones para alimentarse.

– Espolvorea el micelio en grano y cubre con un dedo de mantillo humedecido. Rocía con agua.

– Cubre la caja con la tapa para evitar el ingreso de luz durante 5 a 8 días. Mantén humedecida la caja hasta que veas un pelillo blanquecino sobre el sustrato, signo de que el micelio ha colonizado la superficie. Ten cuidado de no excederte con el riego.

– Luego, prepara otra tapa para la caja, de una altura suficiente como para permitirle a los champiñones crecer, y con un orificio central que hará de ventana para que ingrese al cultivo un poco de luz (siempre indirectamente). Para no perder ni humedad ni calor, cúbrela de film transparente.

– Mantén la caja con un grado de humedad del 80%. Nota: para evitar que los champignones se humedezcan en exceso puedes regar la cara interior de la tapa en lugar de hacerlo directamente sobre los champignones. Cuando se hayan evaporado las gotas, sabrás que debes volver a regar.

– La primera producción madura podrás obtenerla a los 20 días, cuando el sombrero alcance un diámetro de entre 5 y 8 cm.

– Coséchalos cuando las láminas debajo del sombrero estén rosadas. Para recolectarlos, retuerce ligeramente el cuerpo hasta que se desprenda del sustrato. Si todo el proceso se ha realizado correctamente, podrás tener una cosecha semanal. De manera que podrás agregar tus propios champignones orgánicos a todas tus comidas.
Consejos a tener en cuenta para cultivar champignones
Utiliza un compost nutritivo. Esto es muy importante, ya que es de él de donde los champignones obtienen las sustancias nutritivas.

– Procura que el espacio donde los coloques tenga buena ventilación.

– La temperatura ideal es entre 22 ºC y 27 ºC. Si supera los 35 ºC se detiene su desarrollo.

– La mayor parte de la humedad proviene del agua de la tierra, por eso no dejes que nunca se seque por completo.

– Cuida la higiene de las manos y utensillos de trabajo durante el cultivo para evitar contaminaciones que impidan que el hongo se desarrolle.

– Riega con difusor para evitar excesos.

– Puedes cultivarlos en el huerto urbano de la terraza o balcón, pero su lugar ideal es un garaje o habitación oscura.y el descanso.

Opiniones
SIN COMENTARIOS

DEJÁ TU COMENTARIO

1
¡Hola! Estoy en línea.
¿En qué puedo ayudarte?
Powered by