Whatsapp
10/19/2021
Home / Notas  / Historias de Vida  / Ushuaia a Canadá: con 63 años caminó 23 mil kilómetros

Ushuaia a Canadá: con 63 años caminó 23 mil kilómetros

Conocé la historia de Martín Echegaray Davies quién a lo largo de 2 años y diez meses recorrió todo el continente americano solo con un carro en el que llevaba sus pertenencias.   Martín Echegaray Davies es

Conocé la historia de Martín Echegaray Davies quién a lo largo de 2 años y diez meses recorrió todo el continente americano solo con un carro en el que llevaba sus pertenencias.

 

Martín Echegaray Davies es un hombre de 63 años de la ciudad de Trelew en la provincia de Chubut, Argentina. Sin embargo, es descendiente de los primeros colonos provenientes de Gales que se instalaron en el Siglo XIX en la Patagonia Argentina.
 
Si bien trabajó como reparador de alambres, molinos y pozos en las cercanías de su ciudad, en 2014 sufrió la pérdida de su madre por lo que decidió cambiar su estilo de vida: “quise conectar con mi historia familiar. Los que llegaron desde Gran Bretaña no tenían caballos ni nada. En conmemoración de ellos surge la idea de comenzar a caminar”.
 
Un año más tarde caminó por la ruta que se extiende a lo largo del Río Chubut 2152 kilómetros. Cuando volvió a Trelew su vida cambió para siempre: “Muchos medios me entrevistaron, pero reconocía poca gente, asique quise hacer algo más trascendental y decidí hacer una caminata más extensa”.Finalmente, en 2017, armó su “carricatre”, como él lo bautizó, con una silla, ollas, un poco de comida y algunos elementos para dormir, y comenzó su travesía bajo el hashtag #caminatalas3americas.
 
La planificación era recorrer las 23 capitales de provincia de Argentina finalizando en Ushuaia para, desde ahí, cruzar a Chile por el estrecho de Magallanes. Luego el recorrido era: Bolivia, Perú, Colombia, Panamá, Costa Rica, Honduras, El Salvador, Guatemala, México, Estados Unidos, Canadá y concluir en Alaska luego de caminar 25 mil kilómetros.
 
El día para Martín comenzaba muy temprano y empezaba a caminar, al mediodía paraba a almorzar y a descansar una hora y seguía caminando hasta media tarde cuando ya comenzaba a buscar un lugar para pasar la noche: “llevaba todo el campamento conmigo, para comer y dormir. Entonces quedaba donde quedaba. A veces llegaba a una ciudad y a veces no.
 
Inconvenientes durante el viaje
La travesía comenzó con problemas ya que ni bien salió las ruedas de bicicleta que le había puesto se le rompieron y tuvo que frenar unos días hasta cambiarlas por neumáticos de moto que eran más resistentes. “La parte más difícil del viaje fue Norteamérica. Llegué en pleno invierno y fue lejos lo más duro. Aunque tuve la suerte de encontrar mucha gente que me ayudó”, cuenta.
Para colmo su viaje original debió ser modificado por el Coronavirus, ya que cuando llegó a Fargo, una ciudad fronteriza en Dakota del Norte, justo en el límite entre Estados Unidos y Canadá, la expansión del Covid-19 lo obligó a concluir su recorrido en dicha localidad. “No pude llegar a Alaska como quería. En total caminé 22.860 kilómetros. Estaba a seis mil de mi objetivo inicial pero no pude llegar y tomé un avión de regreso”, explica.
 
Economía viajera
Antes de comenzar su viaje, Martín, intentó conseguir ayuda económica de parte de algunas empresas, pero no lo logró por lo que decidió empezar su travesía con sus pocos ahorros. A pesar de esto, a medida que fue avanzando y se fue haciendo conocido en las Redes Sociales, mucha gente lo ayudó con comida o alojándolo e incluso en algunas ciudades le dieron dinero. “Volví a casa con la misma cantidad de plata que me fui”, aseguró para concluir

Opiniones
161 COMENTARIOS

DEJÁ TU COMENTARIO

1
¡Hola! Estoy en línea.
¿En qué puedo ayudarte?
Powered by